La realidad a veces supera la ficción. Por eso esta nueva serie de Netflix DAHMER, es tan estremecedora y aterradora. Porque la ficción y la fantasía de un novelista o guionista no podía llegar tan lejos como la mente verdaderamente perturbada y anormal de este asesino en serie.

Diez capítulos que cuentan este drama desde varias perspectivas, añadiendo saltos temporales que van atrapando y sorprendiendo al espectador (si es que tiene estómago para resistir).
Y es que la secuencia de los episodios escabrosos con cada una de sus víctimas se alterna con la narración del drama paralelo de los familiares de estas víctimas, y con retazos de la biografía del propio Dahmer, en cierta manera víctima a su vez de un entorno familiar poco «cariñoso» y unos padres atípicos.

Al final, la «suerte» abandona por fin a este monstruo de Wiskonsin y las quejas del vecindario, nunca escuchadas, termina destapando casi por casualidad las monstruosidades cometidas durante demasiados años y con demasiadas víctimas (diecisiete).

Pero la serie no termina aquí. Tres capítulos de bonustrack dejan al espectador pensativo sobre la sociedad en la que vivimos, y cómo reacciona ante este tipo de noticias. Una sociedad que al fin y al cabo no es tan diferente a aquella sociedad de Wiskonsin de los años noventa del pasado siglo y en la que, como suele pasar, los más frágiles e inocentes son los que más sufren y quiénes deben de velar por la seguridad de estos a veces no lo hacen con la pericia y el entusiasmo necesario.
Octubre 2022

© Javier L. García Moreno