«OJALÁ EL TIEMPO SE PARARA»

Que no termine este verano,

Tu mirada dulce y profunda, tu media sonrisa,

Tus cabellos rizados deslizándose sobre mis hombros

Cosquilleándome…

El roce de tu piel suave y blanquísima bajo la palma de mi mano…

Tardes interminables en las que me encanta dibujar con la yema de mis dedos tus mejillas y acercar mis labios a tus labios perfectos

Y siempre sonrientes cuando nos miramos…

Que no.

Que no termine este sueño estival

sobre una arrugada sábana de tela…

Tu cuerpo junto al mío

tendidos al sol rodeados de arena,

A veces pegados o a veces mi mano apoyada sobre tu delicada y fina cintura,

sin importarnos nada…

Ni las horas, ni las miradas impertinentes y descaradas de alrededor,

solos tú y yo

bajo una sombrilla,

tú y yo

contemplándonos, sonriéndonos…

Que no.

Que no termine este extraño verano

donde casi todos sufren por todo y yo solo de amor por ti…

Tu bañador negro mojado sobre esa figura delicada y sensual

y esas curvas que no me canso de mirar

y a veces acaricio y a veces beso con ternura…

Y es que me gusta el sabor de la sal y la arena sobre tu piel

Pero sobre todo el sabor de tu piel,

Porque es parte de ti…

Que no.

Que no terminen estos largos días de verano que nunca olvidaré.

Aunque me digas que todavía no, que no sea impaciente,

Que soy muy insistente y me acerco demasiado a ti,

Que necesitas tiempo, que necesitas conocerme un poco más

Y pasar página de esa última sombra dolorosa del pasado…

No me canso de pensarte y de sonreírte,

Convencido de que en tu mirada brilla el mismo amor que en la mía

Y de soñar que estos días nunca se terminarán…

Me gusta escucharte y que me escuches, y reírme contigo,

Y que tu delicada voz y tu amoroso aliento acaricie mi cara,

Y mis susurros empapados de cariño te acaricien el alma…

Que no. Que no termine este maravilloso verano,

La suma de esos felices días en que estoy contigo

Y esos inciertos y tristes días alejados de ti en el que no sé cuando te veré…

Que no dejemos de sentir que estamos tan bien juntos que ojalá,

ojalá el tiempo se parara…

© Javier L. García

20 agosto 2020