VIAJE AL CORAZÓN

«He recorrido los más bellos y perdidos rincones del mundo. He nadado y he buceado por las aguas más cristalinas entre enormes y exóticas criaturas. He corrido y bailado sobre la arena de las más extrañas playas. Me he hospedado en hermosos hoteles de bonitos y mediterráneos pueblos al borde de desfiladeros y acantilados juntos al mar. He saltado sobre el agua de coquetas y lujosas piscinas desde balcones o azoteas colindantes o sobre bellísimas pozas, alimentado por cataratas, en mitad de profusos y tropicales bosques. He atracado mi barco en solitarias y luminosas calas en islas casi desiertas. He surfeado las más gigantes y feroces olas, al borde de ser tragado para siempre por el mar, y me he lanzado en parapente desde altísimos desfiladeros sobre profundos valles con unas corrientes de aire casi imposible de domar.

Pero ahora, lo reconozco. No iría a ninguna parte del mundo sin ti. Me aterra la idea de despertar cada mañana y no verte a mi lado. Y no puedo imaginar otra atardecer más allá de nuestro pequeño y humilde balcón donde solo se ve un triste enjambre de antenas y edificios. Con una copa de vino resbalando entre mis dedos, entre los tuyos, y tu sonrisa y tu brillante mirada por único horizonte y el fin de mi destino. Sin esos besos que a cada momento nos regalamos en este excitante y dulce viaje hacia el fondo de tu corazón y del mío».

© Javier L. García Moreno

Junio 2020