El antes y el ahora del Mar Menor. Esto no hubiera pasado en ningún otro lugar de España ni del mundo civilizado. Aquí parece que la desidia y la impunidad no tiene límites. Ninguna multa. Ningún detenido. Ningún culpable. Los responsables protegiéndose entre ellos y echando balones fuera. ¡A ver si logran amarrar el empate y pasan a semifinales en la tanda de penaltis!

2019-11-14-20-20-32FB_IMG_1573670971226

Pero es que los vertidos continúan aunque no abra titulares de periódicos. ¡Que más da si aquí no pasa nada! Tantos años premiando y dando subvenciones y condecoraciones a los que contaminan y burlándose de los que advertían de la agonía de la laguna. Entre todos la mataron y ella sola se murió. Luego alguno se quejará o se extrañará de que no vengan turistas este verano al Mar Menor. Bares, restaurantes, heladerías, hoteles, vacíos. Seguro que algún caradura lo achacará al «brexit». O a alguna conspiración judeo-masónica-comunista-independentista. Ya veréis como sí, no os ríais.

Otros lo verán como algo raro. ¿Raro? Lo que sí que es extraño es que no se hayan levantado ya nuestros antepasados de sus tumbas y nos susurren al oído por las noches, al pie de la cama «¡¿Qué habéis hecho, desgraciados?!».

 

© Javier L. García Escritor     (14 noviembre 2019)

2019-11-11-22-28-09

Enlace al artículo en el blog “Murcia Sur News”