Por Javier L. García

Miente, que algo queda. Y ya se encargará el marketing de que esa mentira se venda maravillosamente y cale bien dentro de los corazones y llegue bien lejos, envuelta en papel de celofán. Adaptada al ciudadano de a pie. Al vilmente engañado una y otra vez. A esos ciudadanos que suelen ser mayoría y que afirman que no se van a volver a dejar a engañar con la boca pequeña. ¡Ay, pero insondables son las artes de esos gobernantes mentirosos! No los infravaloréis, no los deis nunca por muertos hasta que una estaca les atraviese el pecho. Volverán a traicionarte. Te dirán las mismas mentiras de otra forma, con otros colores, con otras palabras, dentro de otros envases más atractivos. Y te la volverán a meter con calzador. Con vaselina de esa que venden en las farmacias para prolongar el orgasmo. Cuatro años más.

Así funciona la política hoy en día en demasiados lugares y en todas las esferas. Como una empresa que vende sueños vacíos por dentro. Y verás a esos mentirosos profesionales, que logran expulsar a los políticos realmente coherentes, trabajadores y sinceros, prodigarse en gestos, miradas, sonrisas, posiciones corporales, aplausos y puestas en escena. Artificiales y nada naturales. Estudiadas por sesudos asesores para conquistar su nicho potencial de votantes. Unas malditas marcas consolidadas y victoriosas de vender humo y mentiras, fabricantes de titulares que buscan convertir sus mentiras en realidad ficticia.

Solo hay que consultar titulares de periódicos, cómplices en muchos casos de mantener gobiernos mentirosos y perpetuarlos en el poder, y sorprenderse. Así, por ejemplo, en mi ciudad podréis ver que el tranvía que prometían hace quince años, vuelven a prometerlo antes de ayer. Que iban a hacer un parque gigantesco que nunca se hizo y que el soterramiento de las vías del tren por en medio de la ciudad prometido hace treinta años sigue sin terminar. Y suerte que empezó.

Y lo peor es que seguirán mintiendo. Porque el derecho penal no los castiga, casi nadie les reprende, casi nadie guarda memoria y casi todos vuelven a ilusionarse con otras mentiras y promesas salidas por la misma boca.  Porque de la mentira siempre algo queda.

© Javier L. García Escritor     (08 noviembre 2019)

 

WhatsApp Image 2019-11-05 at 21.45.39

Javier L. García es escritor y vecino del sur de Murcia. Autor de varias novelas de ficción, poemarios, obras de relatos breves y “la guerra de las vías”, crónicas independientes de la lucha por el soterramiento de las vías en Murcia